x


Qué hacer

Paseos Rincones en clave de mujer

Durante mucho tiempo, la mitad de nuestra historia ha sido ocultada o simplemente olvidada, lo que hacía necesario recuperarla y darla a conocer. Así surgió “Rincones en clave de mujer”, una iniciativa -que se irá ampliando de forma paulatina- enmarcada en el proyecto «Conectando con la igualdad» del Excmo. Ayuntamiento del Real Sitio.

El objetivo es sencillo: poner de relieve y colocar en el lugar que se merecen las huellas que a lo largo de la historia multitud de mujeres han ido dejando en cada rincón.

Os invitamos a recorrer nuestras calles, plazas y monte con una mirada diferente, más amplia. Con nuestro mapa interactivo la visión será completa.

Isabel Clara Eugenia de Austria

El 12 de agosto de 1566, en el Palacio de Valsaín, la Casa de Austria daba la bienvenida a un nuevo miembro de la familia: Isabel Clara Eugenia de Austria, hija de Isabel de Valois y del rey Felipe II de España. La infanta gobernó los Países Bajos y fue candidata a trono de Francia tras la muerte de Enrique III pero en el país galo regía la ley Sálica.

Isabel de Farnesio

La Casa de las Damas, destruida por el incendio de 1918, guarda una relación agridulce entre la reina Isabel de Farnesio y La Granja. Es en este lugar donde endulzaba sus amargas estancias en el municipio ya que es allí donde escuchaban música, leían, bordaban, tomaban chocolate y dulces… Sus paredes, que actualmente albergan el Museo de Tapices, seguramente, también fueron testigos de confidencias y pícaras historias entre damas.
En 1751 la reina Isabel de Farnesio, reinando ya su hijastro Fernando VI, compró la dehesa y coto redondo de Riofrío donde hizo construir el Palacio Real del mismo nombre, pero nunca se terminó. En 1759 con la muerte de Fernando VI, Isabel de Farnesio tuvo que asumir la regencia por lo que el proyecto no continuó y nunca llego a vivir en él.

María Cristina de Borbón-Dos Sicilias

Fue en el Palacio Real de La Granja y con motivo del motín de los sargentos de 1836 conocido como «Sargentada de La Granja» donde la regente María Cristina de Borbón-Dos Sicilias restableció la Constitución de 1812, más conocida como «La Pepa».

Isabel II

Cuando Isabel II llegó al Palacio Real de La Granja el jardín se engalanó transformando El Potosí y la actual Casa de las Flores (antiguamente La Caja de Estudio) en un jardín paisajista. Es importante tener en cuenta que pudo gobernar por la derogación del Reglamento de sucesión de 1713 que establecía la preeminencia de los herederos varones para gobernar.

María Josefa de los Dolores Anastasia de Quiroga Capopardo

María Josefa de los Dolores Anastasia de Quiroga Capopardo más conocida como la Monja de las Llagas fundó un convento donde hoy está la Iglesia de Pío XII. Esta mujer fue una religiosa de gran presencia e influencia teológica durante el reinado de Isabel II.

Infanta Isabel de Borbón

Se cuenta una historia que vincula a la infanta Isabel de Borbón, conocida como «La Chata», con el Cojón de Pacheco, una roca de gran tamaño bautizada así por un fanfarrón. Paseaba infanta Isabel El Cojón de Pacheco, la Colegiata y el Canastillo Otros tres rincones destacan cuando hablamos de la infanta Isabel. Uno de ellos es la fuente sobre la que mayor predilección sentía: la Fuente del Canastillo de René Frémin. Otro rincón es la estatua eregida en su honor en por el monte de Valsaín y al llegar al Cojón de Pacheco, se hizo la tonta y preguntó por el nombre de la peña. Su interlocutor, por no herir la sensibilidad de la dama, mintió y la llamó la Pera de Don Guindo. 1928 en el mismo lugar en el que mantenía corrillos de tertulia. Por último, el lugar en el que reposan sus restos: la Colegiata.

Victoria Kent

Corría el año 1936 cuando la España de la II República se sumergió en una intensa campaña electoral. La actividad política del Real Sitio fue muy intensa en época republicana y no fue menos en aquel frío febrero electoral. Victoria Kent fue la protagonista de uno de los mitines que se celebraron desde el balcón del Ayuntamiento.

Nazaria Martín

Nazaria Martín fue una de las rosas de la cárcel de Ventas. Esta mujer valiente trabajaba en la antigua Taberna de Nicomedes y escapó con sus hijas, siendo pequeñas, de las matanzas de los falangistas en Valsaín. Fue encarcelada sin condena y, por fortuna, sobrevivió, al contrario que las famosas Trece Rosas a las que ella llamaba «las trece niñas».

Fondo calendario

Agenda