x


PATRIMONIO CULTURAL
Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

El Palacio Real de La Granja de San Ildefonso comenzó su construcción en 1721 bajo el reinado del rey Felipe V de España.

Dirección
Plaza España, 15, 40100 Real Sitio de San Ildefonso, Segovia
Teléfono y fax
Teléfono
Horario
Horario de Invierno (Octubre-Marzo)
Lunes CERRADO. De martes a domingo de 10h a 17h -Horario de taquillas-
Horario de Verano (Abril-Septiembre)
Lunes CERRADO. De martes a domingo de 10h a 19h -Horario de taquillas-

Acerca del Palacio

El Palacio Real de La Granja de San Ildefonso comenzó su construcción en 1721 bajo el reinado del rey Felipe V de España. El arquitecto mayor Teodoro Ardemans comienza la construcción de un pequeño palacio barroco en torno al antiguo claustro de los Monjes Jerónimos de El Parral de Segovia, en la actualidad el Patio de la Fuente, con la intención de que le sirviese de retiro una vez que cesase en el desempeño de sus funciones como rey.

La fallida abdicación de Felipe V en su hijo Luis I en 1724, debido a su repentina muerte, provocó que el rey se viese en la necesidad de ampliar la estructura así como la construcción de diversas edificaciones colindantes.

Entre 1725 y 1732 se ejecutan las obras del Patio de Coches por el que acceden hoy los visitantes y fue proyectado por el arquitecto Andrea Procaccini, quien, finalizadas las obras, emprendió el proyecto del Patio de la Herradura, junto al actual acceso a los Jardines.

El cuerpo central de la gran fachada que da a los Jardines es obra de Filippo Juvarra y de su discípulo Juan Bautista Sachetti. El interior se decoró con gran suntuosidad, como corresponde al gusto de la época y a la imagen que gustaba de proyectar la monarquía. Se destaca el Museo de Tapices, ubicado en la antigua Casa de damas, donde se exhibe una colección de tapices flamencos, de enorme tamaño y abigarrada iconografía, confeccionados en honor del rey Carlos I de España y Felipe II, la Galería de las Estatuas en la planta baja, el Salón del Trono o la Sala Japonesa, en la planta superior. Como consecuencia del incendio de 1918 se perdieron las pinturas de las bóvedas de algunas estancias, aunque todavía se conserva un conjunto muy importante.

Imágenes relacionadas