x


PATRIMONIO NATURAL
Reserva de la Biosfera / Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

El Real Sitio de San Ildefonso fue declarado Patrimonio Mundial como Reserva de la Biosfera Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar por la UNESCO en mayo de 2013, uno de los mayores reconocimientos al modelo de gestión y sostenibilidad en el aprovechamiento de los recursos naturales del Real Sitio.

Dirección
Centro Nacional de Educación Ambiental, Paseo José María Ruiz Dana, Valsaín, España

Acerca de la reserva

La Reserva de Biosfera del Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar ocupa, en la zona del Municipio del Real Sitio, una gran depresión en forma de circo, que se abre hacia el norte sobre las llanuras segovianas, y que queda abrazada, por sus flancos oriental y meridional, por las cotas más elevadas de la sierra de Guadarrama. El Término Municipal de El Espinar se extienden hacia el Oeste desde su límite con el Real Sitio de San Ildefonso, bordeando la Sierra de la Mujer Muerta y limitando con la cordal de la Sierra de Guadarrama al sur. Se extiende hacia el norte, por la llanura de la meseta castellana. En la zona oeste, se cierra con las montañas que la separan de la provincia de Ávila.

La configuración montañosa del territorio y su orientación hace que exista un régimen pluviométrico mayor que en los territorios contiguos. Este hecho da lugar a la aparición de un gran número de cursos de agua que recorren la Reserva de Biosfera y que conforman los principales ríos de la provincia de Segovia.

En la Reserva se dan los rasgos climáticos típicos del Sistema Central, con un clima mediterráneo de montaña sometido a las condiciones generales de continentalidad que, por su alejamiento del mar y su elevada altitud media, asume grandes oscilaciones térmicas, destacando el intenso frío que se suele dar en invierno.

Los importantes valores naturales de la Reserva de Biosfera se basan en todos estos aspectos, así como en la presencia de una gradación altitudinal completa de la vegetación en óptimo estado de conservación (en su límite se sitúan las mayores altitudes de la Sierra de Guadarrama) y la gran extensión de la superficie forestal (aproximadamente 19.000 Has).

En las 35.414,50 Has que conforman el territorio están óptimamente representadas todas las formaciones vegetales de la vertiente N. de la Sierra de Guadarrama, dispuestas según las condiciones térmicas y pluviométricas que determinan las oroseries florísticas. Desde las superficies de cumbres con prados de pastos duros y formaciones de matorral rastrero adaptados a condiciones climáticas extremas, hasta las zonas aluviales con pastizales óptimos para el aprovechamiento ganadero, aparecen representadas todas las unidades intermedias. En las partes bajas de esta cadena se localizan las formaciones de roble y encina que hay en el territorio.

Todo esto hace que la Reserva de Biosfera se constituya como un gran reservorio de fauna. En estos parajes se encuentran especies emblemáticas de la fauna peninsular, muchas de ellas catalogadas en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, la cigüeña negra y el buitre negro, la nutria, algunas especies de murciélagos y la posible existencia de pequeñas poblaciones de desmán del Pirineo. No obstante, el grupo más numeroso es el de los insectos, entre los que destacan lepidópteros como la mariposa Isabelina y la mariposa de Apolo.